- Logout
Difficulty =

Deportados
Slide 5

Hide

Below is a list of characters that are used in Spanish.

0193
0201
0205
0211
0218
0209
0220
0225
0233
0237
0243
0250
0241
0252
0191
0161
0171
0187
0128
Á
É
Í
Ó
Ú
Ñ
Ü
á
é
í
ó
ú
ñ
ü
¿
¡
«
»

Example: To input the á (0225), hold down the ALT key, type 0225 on the numeric keypad, then release the ALT key.



Now read the following text about Spanish deportees during World War II.

Vencedores y vencidos

En 1939 terminó la Guerra Civil española, pero la lucha  por la libertad y por la democracia, no obstante, no había hecho más que empezar ya que, aquel mismo año, cuando en los campos españoles aún se sentían los ecos de los disparos, daba comienzo en Europa, con la invasión de Polonia por el ejército de la Alemania nacionalsocialista, lo que iba a ser la Segunda Guerra Mundial.

El gobierno de Franco había obtenido su victoria sobre la España democrática gracias, en gran parte, a la ayuda de la Alemania de Hitler y la Italia de Mussolini, y, aunque oficialmente España mantenía una postura neutral al comenzar la contienda europea, sus simpatías con  las potencias del eje (Italia, Alemania y Japón)  no eran ningún secreto. De hecho, en España se organizó un ejército de voluntarios formado por jóvenes entusiastas, algunos todavía adolescentes, que, engatusados por los discursos patrióticos y la euforia del momento, acudieron alegremente a luchar a las ordenes del ejército alemán. Era la llamada “División Azul”.

La suerte de los españoles que habían perdido la Guerra Civil fue muy diferente. Muchos acabaron en las cárceles y campos de internamiento franquistas; algunos, miles, fueron condenados a muerte tras juicios sumarísimos o asesinados en una cuneta, sin más. Cientos de miles de españoles republicanos, para escapar a la represión de los vencedores, cruzaron la frontera y se exiliaron en otros países europeos, en América o en Rusia.

Francia acogió a cientos de miles de exiliados republicanos españoles que cruzaron la frontera huyendo del fascismo triunfante en España. En un primer momento fueron enviados a campos de internamiento; posteriormente, miles de estos hombres pasaron a formar parte de las llamadas Compañías de Trabajadores Extranjeros, encargadas, por ejemplo, de la construcción de fortificaciones en el noreste de Francia.

En mayo de 1940, a consecuencia del avance de la maquinaria de guerra alemana por el departamento de las Ardenas, las defensas francesas se vieron desbordadas y muchos españoles cayeron en las garras de los Nazis, quienes, más tarde, no dudarían en enviar a unos 40.000 de estos compatriotas nuestros a campos de trabajos forzados en Alemania, como prisioneros de guerra.

El gobierno de España, el regimen del victorioso caudillo Franco, se desentendió del problema y no hizo nada por ayudarles. Para los franquistas, los “rojos”, como se llamaba entonces a todos los que habían perdido la Guerra Civil, ni siquiera eran españoles; eran eso, simplemente, “rojos”. Representaban la antiespaña: eran éstos los que habían querido destruir la patria; los aliados de la Rusia bolchevique, los responsables de la quema de iglesias, de los asesinatos de sacerdotes y de las violaciones de monjas. No se había ganado una guerra contra el comunismo internacional para ahora ir a preocuparse por la suerte de unos cuantos desarrapados caídos en desgracia en la Alemania de nuestro bien amado Führer.


En agosto de 1940, alrededor de unos 10.000 españoles fueron deportados a diferentes campos de exterminio: Mauthausen, Dachau, Buchenwald, Bergen-Belsen, Teblinka, Auschwitz... La sola mención de estos nombres nos hace estremecer; sabemos como era la vida que les esperaba a estos pobres desgraciados: trabajos forzados, torturas, hambre, humillaciones y, en muchos casos, la muerte. Más de la mitad de los  deportados españoles murieron en los campos donde habían sido enviados.

 Acabada la guerra, derrotados los nazis, los supervivientes españoles que habían sido liberados de los campos de concentración se encontraron con que en España aún se continuaba saludando con el brazo en alto; que el regimen franquista seguía vivo y coleando y que, si querían volver a su patria y estar con su familia, tenían que soportar el rechazo y la persecución de un gobierno, el suyo, que seguía considerándolos antiespañoles. Muchos no volvieron hasta 1975, año de la muerte del dictador.

En la España democrática actual algunos están intentado recuperar la memoria histórica y que las generaciones de hoy no olviden algunos episodios de nuestro pasado, por dolorosos que éstos puedan ser. En este contexto, recientemente ha sido creada la asociación Memorial Democrátic, que, con la ayuda de la Generalitat de Catalunya y la colaboración de la  Universitat Pompeu Fabra, “se ha propuesto recordar el episodio de la deportación de españoles a los campos de concentración nacionalsocialistas y, al mismo tiempo, reflexionar y plantear un debate sobre la construcción de la democracia en Europa desde el periodo de entreguerras hasta nuestros días, con el fin de fomentar una ciudadanía europea consciente de los valores de los derechos humanos y la democracia.” En otras palabras, se trata de recordar la historia, porque aquellos pueblos que no conocen su historia, alguien lo dijo, están condenados a repetirla.


Apart from Spain, how many countries are mentioned in the text?


Congratulations. The article mention six different countries, apart from Spain.

You answer is incorrect. Choose the countries mentioned in the article from the list below. Then check your answer above.


Polonia.

image source:

Inglaterra.

Suiza.

Alemania.

Italia.

Francia.

Rusia.

Japón.



Congratulations - go on to the next exercise.

You have some incorrect answers, go back to the text and try again.